Candidiasis esofágica:

La candidiasis fúngica es causada por Candida albicans es mas comúnmente visto en pacientes con Sida o pacientes con otras enfermedades inmunocomprometentes ( Diabetes Mellitus, Lupus Eritematoso Sistémico, Insuficiencia renal terminal ) o Linfoma.

 

También hay riesgo en aquellos pacientes que utilizan esteroides, antibióticos o los que han sido irradiados. El signo clásico de la candidiasis es odinofagia.

 

La Candida produce placas levemente engrosadas que pueden afectar también la faringe o la lengua.  En el esófago estas placas asemejan pequeños nódulos mucosas que a menudo ocurren en columnas longitudinales.

 

Pacientes con estásis esofágico como aquellos con acalasia, esclerodermia también están en riesgo para desarrollar candidiasis.

 

La esofagitis por Candida la confluencia de las placas fúngicas pueden permitir al bario penetrar entre placas resultando en pseudo-ulceración. Una ulceración severa puede ocurrir también en candidiasis esofágica severa y puede ser focal o difusa.

 

Hallazgos radiológicos:

  • Patrón nodular difuso.
  • Patrón ulcerativo difuso.
  • Patrón mixto ( ulcerativo-nodular ).
  • Lesiones polipoides locales.
  • Dismotilidad ( Atonía / Hipotonía )

 

 

Diagnóstico diferencial de múltiples masas mucosas
No neoplásicas Neoplásicas
  • Cándida
  • Esofagitis por reflujo
  • Acantosis glucogénica
  • Enfermedad de Crohn
  • Pénfigo
  • Epidermolisis bullosa
  • Papilomatosis
  • Carcinoma con extensión superficial
  • Síndrome de Cowden
  • Leucoplaquia

 

 

Diagnóstico diferencial:

 

Herpes Simplex: Las lesiones tempranas son vesiculares, si estas se rompen puede haber ulceración y estas ulceras pueden confluir.

El patrón radiológico que se ve es de: ulceras discretas con un patrón estrellado en la mucosa normal. En casos avanzados presentan un patrón nodular.

 

Citomegalovirus: se ve usualmente en pacientes con Sida. El compromiso esofágico es característico por ulceración local o una esofagitis más difusa afectando el esófago distal particularmente.

Hay dos manifestaciones del CMV en el esófago que pueden ser radiológicamente definidas: hay una alta incidencia  de ulceraciones en la unión gastroesofágica con extensión del proceso hacia el esófago proximal.

El otro signo es la formación de úlceras esofágicas gigantes rodeadas de tejido mucoso normal, que es el resultado de la combinación de la destrucción de la mucosa por la infección y necrosis isquémica producida por vasculitis.  Esta es producida por la infección de las células endoteliales en la submucosa de los vasos sanguíneos.

 

Tuberculosis: es muy raro en el esófago. Por regla, es secundario a infección causada por diseminación directa de nódulos linfáticos mediastinales o absceso paraespinal.

Los signos radiológicos son:

Ulceras irregulares múltiples, estrecheces o tractos sinuosos, lesiones pseudo-tumorales que pueden simular un carcinoma.

 

 

Poliposis Gástrica:

 

Los pólipos hiperplásicos es la causa más común de pequeños defectos de llenado en el estómago. También son llamados pólipos regenerativos o inflamatorios y representan las secuelas de una inflamación crónica.

Son pequeños y sésiles comúnmente múltiples aunque también pueden ser solitarios. Se ven predominantemente en la región antral.

Los pólipos hiperplásicos no son lesiones neoplásicas y su degeneración maligna es extremadamente rara.

Los pólipos gástricos son más comúnmente vistos en poliposis familiar múltiple y en el síndrome de Gardner.

 

Multiples lesiones pequeñas:

 

  1. Pólipos hiperplásicos
  2. Adenomas:      Poliposis familiar
  1. Síndrome de Gardner
  1. Hamartomas: Síndrome de Peutz-Jeghers
  1. Síndrome de Cronkhite-Canada
  1. Hemangiomas
  2. Erosiones pépticas
  3. Candidiasis

 

Bibliografía:

  1. Federle M, Megibow A, Naidich D. Radiology of Aids. Editorial Raven Press. USA. 1988. pág 80-1.
  2. Halpert Robert, Goodman P. Gastrointestinal radiology: the requisites. Editorial Mosby. USA. 1993. pág. 5, 13, 55-6.
  3. Hüpscher, Dieter. Radiology of the Esophagus. Thieme Medical Publishers. 1988. pág- 66-7.
Candidiasis esofágica y poliposis gástrica

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *