Actualmente, es importante el conocimiento de estas fracturas, pues es una de las principales patologías vistas en nuestros servicios de emergencias, muchas producidas por caídas, principalmente en adultos mayores o secundarias a accidentes de tránsito. Además, estas en su gran mayoría presentan una alta morbi-mortalidad, debido a la afectación de estructuras vasculares, nerviosas o del tracto genitourinario vecinas a la pelvis.

 

Las proyecciones utilizadas convencionalmente en la evaluación de estas fracturas son: radiografía anteroposterior, oblicuas anteriores y posteriores de pelvis y vistas AP y rana de la cadera. Una gran mayoría de las lesiones traumáticas que afectan estos huesos son visibles en las proyecciones AP.

 

Fracturas Pélvicas:

 

Las fracturas pélvicas pueden ser agrupadas según el grado de inestabilidad que puedan producir sobre el anillo pélvico en dos tipos: estables e inestables. Otra clasificación se basa en el patrón de fuerza que produce la fractura. De esta clasificación se desprende cuatro tipos:

A.- Compresión anteroposterior: el vector fuerza proviene en sentido AP o PA, y produce fracturas orientadas verticalmente sobre las ramas del pubis y disrupción de la sínfisis del pubis.

B.- Compresión lateral: esta produce fracturas horizontales sobre el plano coronal de las ramas pubianas, fractura de las alas iliacas o luxación central de la articulación de la cadera.

C.- Empuje vertical: la fuerza se orienta inferosuperiormente aplicada a uno o ambos lados de la pelvis lateral a la línea media. Esta produce fracturas orientadas verticamente de las ramas pubianas, sacro y alas iliacas.

D.- Patrones complejos: cuando dos de estas fuerzas actúan sobre la pelvis.

 

Tipos de fracturas pélvicas:

 

Por avulsión: La mayoría se ven en atletas resultado de una fuerte contracción muscular. Normalmente afectan las espina iliacas anterosuperior ( músculo sartorio ),  inferior ( músculo recto femoral ) y la tuberosidad isquiática ( músculos abductores ). Gran parte de estas fracturas son visibles en la radiografía AP.

 

Fractura de Duverney: es una fractura del ala del ilion sin interrupción del anillo pélvico. Pertenece a las fracturas estables.

 

Fractura de Malgaigne: es una fractura inestable. Afecta una hemipelvis y consiste en una fractura de las ramas púbicas superior e inferior y la luxación de la articulación sacroiliaca. Es típico observar un acortamiento de las extremidades inferiores.

 

Fractura de Straddle: consiste en la fractura conminuta de ambos anillos obturadores. Esta es una fractura inestable y un tercio de los pacientes que presentan esta fractura  asocian roturas de vejiga o uretra.

 

–  Fractura en asa de cubo: también conocida como fractura doble vertical contralateral, compromete a las ramas pubianas superior e inferior de un lado y fractura o luxación de la articulación sacroiliaca del lado opuesto.

 

Fracturas del fémur proximal:

Estas fracturas incluyen la cabeza, cuello y la región trocanterica.  Comúnmente son llamadas fracturas de cadera y se dividen en dos grupos:

 

  1. Fracturas intracapsulares: son aquella que ocurren en los confines de la cápsula y comprometen la cabeza y cuello del femoral. Estas a su vez se subdividen en capital, subcapital, transcervical y basicervical

 

  1. Fracturas extracapsulares: afectan los trocánteres y se subdividen en intertrocantéricas o subtrocantéricas.

 

Es muy importante conocer esta clasificación pues las fracturas que sufren más complicaciones son las intracapsulares, siendo la más frecuentes la osteonecrosis de la cabeza femoral, que se observa en un 15 a 35% de los pacientes.  Esta se debe a que una gran parte del aporte sanguíneo a la cabeza femoral proviene de las arterias femorales circunflejas, que rodean la base del cuello y envían ramas que ascienden a la cabeza femoral. Además una pequeña parte de la irrigación de la cabeza femoral está dada por la arteria del ligamento redondo.

 

La falta de consolidación es también otra complicación muy frecuente y suele observarse en un 10 a 40% de las fracturas.

Es importante resaltar, que según la clasificación de Pauwels, entre más oblicua sea la línea de fractura, más inestable es la fractura y es más probable que exista una falta de consolidación de la misma.

De esta clasificación se desprenden 3 tipos según el grado de angulación de la fractura con el plano horizontal en la radiografía AP previa a la reducción:

Tipo I: fracturas que presentan una angulación de 30º o menos.

Tipo II: fractura con una angulación entre 30 y 70º.

Tipo III: fractura con una angulación de 70º o más.

 

Utilidades de la Tomografía Computarizada ( TC ) y Resonancia Magnética ( RM ):

 

La indicación específica para la evaluación por TC es la valoración precisa de la extensión de una fractura conocida, determinación de la localización de los fragmentos y la identificación de fragmentos intraarticulares. La RM puede detectar fracturas ocultas por la presencia de edema de la médula ósea e identificar lesiones ligamentosas asociadas.

El uso de reconstrucciones multiplanares y 3D por tomografía computarizada helicoidal ( TCH ), proporciona suficiente información  para la clasificación correcta de la fractura y obtener las opciones de tratamiento adecuadas.

 

Bibliografía:

 

  1. Dahnert, Wolfgang. Radiology Review Manual. Editorial Lippincott Williams & Wilkins. Philadelphia, USA. Año 2003. pág. 84-6.
  2. Greenspan, Adam. Radiología en ortopedia. Editorial Marban. Madrid, España. Año 2000. pág. 176-9, 185-9.
  3. Juhl J, Crummy A, Kuhlman J, Paul L. Essentials of radiologic imaging. Seventh edition. Editorial Lippincott Williams & Wilkins. Philadelphia, USA. 1998. pág. 65-66.
  4. Lee J, Sagel S, Stanley R, Heiken J. Body TC correlación RM. Tercera Edición. Editorial Marban. Madrid, España. 1999. pág: 1365-7.
  5. Schultz, Robert. The language of fractures. Editorial Williams & Wilkins. Baltimore, USA. 1972. pág. 69-79.
  6. Weissman B, Sledge C. Orthopedic Radiology. Editorial W.B. Saunders Company. Philadelphia, USA. 1986. pág. 346-57, 406-10, 422-6.

 

FRACTURAS DE LA CINTURA PELVICA Y FEMUR PROXIMAL

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *