Los meningiomas pueden originarse en la órbita, a menudo de la vaina del nervio óptico y menos frecuente del periostio del a pared de la órbita y de restos aracnoideos localizados aleatoriamente en la órbita. También pueden verse secundario a la extensión de un meningioma primario. Los tumores primarios son menos frecuentes que aquellos con una afectación secundaria  que afecta la órbita(90%).

Usualmente son tumores benignos de crecimiento lento. Pueden tener una forma tubular (65%), pedunculada (25%) y fusiforme (10%).

 

Al considerar un tumor primario de la vaina del nervio óptico, el meningioma corresponde a un tercio de los casos. Los tumores bilaterales se asocian a neurofibromatosis.

Los meningiomas pueden originarse en todo el trayecto del nervio óptico y puede hacerlo intraorbitalmente o en el canal óptico (meningioma canalicular) o en la abertura intracraneal del nervio óptico (meningioma foraminal).

 

La mayoría ocurre en mujeres (80%) entre la tercera y quinta década de vida. El hallazgo predominante en los meningiomas de la vaina del nervio óptico es una pérdida de visión temprana y proptosis la cual ocurre de manera tardía. Acompañando a estos puede verse papiledema y atrofia óptica.

 

La TAC de alta resolución y la RMN delinean de manera adecuada el tamaño del complejo que afecta al nervio óptico  y sus componentes: duramadre, espacio subaracnoideo y el nervio óptico.

 

El agrandamiento del nervio, del espacio subaracnoideo o de la vaina dural son visualizados fácilmente. El problema está en diferenciar un meningioma de otras lesiones que ocurren en el mismo sitio anatómico.

 

En gran parte, los gliomas del nervio óptico ocurren en niños, mientras que loes meningiomas son más frecuentemente vistos en adultos. El agrandamiento bilateral del nervio o su vaina causado por distensión del espacio subaracnoideo por LCR usualmente es diferenciado de otras causas de agrandamiento.

 

Si el agrandamiento es de tipo tumoral este es más nodular e irregular o fusiforme que un agrandamiento simétrico, paralelo y liso que es visto cuando se distiende el espacio subaracnoideo.

 

La localización perineural de un meningioma puede ser vista por TAC y RMN como una masa relativamente densa o hiperintensa en su centro.

 

El realce con el medio de contraste está presente y usualmente es muy marcado, produciendo un aspecto de vías de tren, el cual lo diferencia de un glioma u otras masas.

 

Otra diferencia entre el meningioma y el glioma, es que el primero se origina de la duramadre y se extiende sobre esta, además esta tiene márgenes irregulares, pueden calcificar y si esta se encuentra presente puede ayudar a confirmar el diagnóstico de meningioma.

 

 

 

 

 

Los hallazgos en RMN son:

En T1: sin contraste tienden a ser isointensas.

En T2: son variablemente hiperintensas a hipointensas dependiendo del grado de calcificación que presenten. Pueden verse quistes peri ópticos los cuales se definen como un aumento del líquido cefalorraquídeo en la vaina del nervio que rodea el nervio óptico ente el tumor y el globo ocular.

 

En secuencias STIR, se ve una apariencia similar que las secuencias T2, pero menor por la saturación de la grasa.

Al colocar gadolinio hay un realce moderado a marcado. La modalidad de elección para estudiar estos tumores es colocar gadolinio y realizar secuencias de saturación de grasa (STIR).

 

Diagnóstico diferencial:

 

  1. Neuritis óptica.
  2. Pseudotumor orbitario.
  3. Sarcoidosis.
  4. Glioma del nervio óptico.
  5. Linfoma.
  6. Metástasis.

 

Meningioma del nervio óptico

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *