Las metástasis cerebrales son la complicación más temida de un cáncer sistémico y el tumor intracraneal más frecuente en el adulto. La incidencia está en aumento producto de la tasa de sobrevida de los pacientes. Aproximadamente un 40% de las masas intracraneales son de origen metastático.

Las metástasis cerebrales son una causa en aumento de morbilidad y mortalidad en pacientes con cáncer. Un diagnóstico temprano y un tratamiento agresivo puede resultar en remisión de los síntomas cerebrales y puede mejorar la calidad de vida y prolongar esta.

 

La extensión de las metástasis se da a través de la circulación sanguínea principalmente sanguínea o menos frecuente a través del plexo venoso de Bastón (tumores pélvicos y gastrointestinales). La mayoría de lesiones son redondas, bien demarcadas localizadas en la unión de sustancia gris y sustancia blanca y tienden a producir un extenso edema alrededor del tumor.

 

Ya que la circulación arterial debe de pasar por los pulmones antes de entrar al cerebro y que una gran cantidad de células tumorales son filtradas por los capilares, muchos émbolos pueden viajar al cerebro vía arterial u originarse de un proceso primario pulmonar o de un proceso metastático pulmonar.

 

El crecimiento en el cerebro depende de un complejo de factores órgano-trópico así como de una carga vascular de células tumorales.

Las lesiones se localizan en el cerebro en un 80-85% de los casos y en un 10-15% en el cerebelo y 3-5% en el tallo cerebral.

 

Un 50% ocurre como metástasis múltiples, pero esto varía de la causa del tumor primario. El melanoma, pulmón y mama son los que con más frecuencia producen múltiples metástasis.

Estas pueden ser categorizadas por localización así como craneales, durales, leptomeníngeas y metástasis al parénquima cerebral.

 

La carcinomatosis meníngea ocurre más frecuentemente en pacientes con cáncer de mama, melanoma maligno y menos frecuentemente linfoma, leucemia y otros tumores.

Los pacientes usualmente se presentan con cefalea, síntomas neurológicos vagos y paresia de uno o más pares craneales.

 

Tabla: Fuentes de tumores metastáticos cerebrales primarios:

 

Sitio primario Porcentaje (%)
Pulmón 21
Mama 9
Melanoma 40
Linfoma 1
Tracto Gastrointestinal 3
Tracto Genitourinario 11
Osteosarcoma 10
Cuello y cabeza 6

 

 

 

Morbi/mortalidad: el pronóstico usualmente es pobre. Las consideraciones terapéuticas deben de ser individualizadas y dependen de múltiples factores como el estado neurológico, extensión del tumor, número y localización de las metástasis y la sensitividad del tumor a la radiación y quimioterapia.

 

Sexo: La predilección por género sigue la del tumor primario. El cáncer pulmonar es el sitio más frecuente de metástasis en pacientes masculinos, mientras que el cancer de mama es el más común en pacientes femeninas.

 

Edad: La incidencia de metástasis esta basada en la aparición de el tumor primario. Usualmente ocurre en pacientes entre los 35-70 años.

 

Clínica: aproximadamente dos tercios de las metástasis cerebrales son sintomáticas en algún punto. Los síntomas reproducen por una presión intracraneal aumentada lo que se traduce en cefalea, nausea, vómitos, confusión y letargia, también la irritación focal o destrucción de neuronas resulta en hemiparesia, defectos de los campos visuales, afasia, convulsiones focales, ataxia y otros signos neurológicos focales.

 

Los síntomas más frecuentes en orden de frecuencia son cefalea, déficit focales y cambios del estado mental. Los síntomas se inician de manera gradual. Si las convulsiones se excluyen de la presentación, un 5-10% de los pacientes van a presentar otros síntomas.

 

La semejanza con un infarto cerebral puede ocurrir y a menudo es precipitado por hemorragia dentro del tumor. Esta se ve en un 3-14% de las metástasis y más frecuentemente es vista en metástasis por melanoma, coriocarcinoma, renal, tiroides, pulmón, mama y tumores de células germinales.

 

El período latente entre el diagnóstico inicial de un tumor primario y el diagnóstico de metástasis cerebrales es de 6-9 meses para cáncer pulmonar, 2-3 años para melanoma, mama y cáncer de colon.

 

En un 20% de los pacientes, las metástasis son detectadas durante el diagnóstico del tumor primario y en 50% de los pacientes se detectan un año después del diagnóstico inicial.

 

En un 5-10% de los pacientes con cáncer, las metástasis cerebrales son la primera manifestación de un proceso sistémico. El sitio primario se encuentra en un 45% de los pacientes y en un 45% de estos, el sitio primario es de origen pulmonar.

 

En presencia de múltiples metástasis cerebrales de etiología desconocida, debe de realizarse radiografía de tórax, examen de mamas y mamografía, así como US abdominal.

 

Diagnóstico Diferencial:

  1. Absceso cerebral.
  2. Hemorragia hipertensiva.
  3. Linfoma cerebral.
  4. Infarto cerebral.
  5. Meningioma.
  6. Masa solitaria: Enfermedad inflamatoria, Enfermedad cerebrovascular, procesos degenerativos y neoplasia primaria.
  7. Lesiones múltiples: glioma multicéntrico, abscesos multifocales, toxoplasmosis, linfoma e infartos múltiples con realce.

 

 

 

 

Hallazgos radiológicos:

 

RAYOS X:

 

Las radiografías de cráneo, pueden mostrar múltiples lesiones líticas o escleróticas si el proceso metastático compromete el cráneo. Los tumores pulmonares y mamarios son sitio primario de metástasis que comprometen al cráneo. Las lesiones múltiples y líticas son secundarias al mieloma múltiple y tienden a ser uniformemente pequeñas. Las lesiones escleróticas son vistas en un cáncer prostático o cáncer de mama tratados.

 

Las calcificaciones son infrecuentes, pero tienden a ocurrir en lesiones primarias de un adenocarcinoma, sarcoma osteogénico y carcinoma mamario y pulmonar.

La radiografía simple no es útil en la detección de lesiones intraparenquimatosas.

 

TAC:

 

Las metástasis son frecuentemente múltiples y son vistas en la unión de sustancia gris y blanca, usualmente con un anillo de edema. Los hallazgos en TAC son:

 

En TAC sin medio de contraste, las lesiones metastáticos pueden ser de baja densidad, igual o mayor que el parénquima cerebral adyacente. La mayoría de patrones son variables y no diagnósticos. La hiperdensidad en una metástasis es más frecuentemente secundaria a hemorragia que a calcificación.

La administración intravenosa de medio de contraste aumenta la certeza diagnóstica de la TAC. Las metástasis tienden a realzar después de la administración de medio de contraste.

 

La detección de metástasis adicionales tiene implicaciones diagnósticas importantes ya que si una lesión solitaria es encontrada en un estudio contrastado, una lesión adicional puede guiarnos a que sea un proceso metastático de un proceso primario no conocido  y en una lesión solitaria metastásica del cerebro, la presencia de otra lesión puede modificar o cambiar el tratamiento quirúrgico, quimioterapéutico o de radioterapia de un cáncer.

 

La TAC contrastada en más efectiva en detectar lesiones leptomeníngeas. El realce al contraste en lesiones subdurales o epidurales puede ser visto, usualmente secundario a lesiones del cráneo.

De los tumores de mama, pulmón, próstata, células renales, un 5% metastiza al cráneo y 15% de estas se extienden al espacio subdural.

 

 

RMN:

Las lesiones múltiples con un edema vasogénico marcado y efecto de masa son vistos típicamente en pacientes con metástasis cerebrales. Los hallazgos en RMN son los siguientes:

Las lesiones son iso a moderadamente hipointensas en T1 y hiperintensas en secuencias T2 o las imágenes Flair.

 

El edema circundante es relativamente hipointenso en secuencias Flair y T1 e hiperintenso T2.

Seguido de la administración de medio de contraste puede verse un patrón sólido, nodular o un patrón en anillo de realce. Las lesiones que no toman el medio de contraste tienen menos probabilidad de ser metástasis.

La resonancia magnética con contraste es el mejor método para la detección de siembras meníngeas de un tumor que puede ser visto como un realce dural anormal. Esto es un hallazgo no específico: sin embargo, puede correlacionar con capas de hojas de células tumorales que afectan las menínges.

Metastasis cerebrales

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *