Las neoplasias extratesticulares son raras y usualmente envuelven el epidídimo. La masa extratesticular más común en el tumor adenomatoideo el cual representa un 32% de todos estos. Está más frecuentemente localizado en el epidídimo, especialmente en el globo menor, pero puede originarse del cordón espermático o la túnica testicular. Se origina más frecuentemente en el polo inferior que en el polo superior (4:1) del epidídimo.

Puede haber hidrocele asociado en un 15-20% de los casos. La mayoría de tumores se origina de la cabeza o cola del epidídimo.

Aproximadamente un 5% de los pacientes presentan un cuadro agudo con inflamación y dolor, hallazgos que pueden sugerir una epididimitis. Se cree que tienen un origen mesotelial y que todos son benignos.

 

Esta neoplasia puede invadir el parénquima testicular adyacente. Puede ocurrir a cualquier edad pero se ve más frecuentemente en pacientes entre los 20 y 50 años. Es generalmente unilateral, solitario, bien definido, redondo u oval, rara vez mide más de 5 cms de diámetro.

 

Ocasionalmente puede verse en forma de placa y mal definido. El US muestra una masa sólida, bien circunscrita con ecogenicidad igual o mayor  que la del testículo. Puede también ser hipoecoica.

 

El examen macroscópico revela un nódulo sólido, homogéneo, amarillo/blanquecino con una superficie lisa. El análisis microscópico muestra que la lesión está compuesta de túbulos irregulares alineados con un epitelio cuboideo o plano o células endoteliales. El estroma consiste en colágeno suelto o hialinizado con cantidades variables de músculo liso y fibras elásticas.

 

Otros tumores benignos y raros incluyen: fibromas, lipomas, hemangiomas, leiomiomas, neurofibromas y granulomas de colesterol. Restos adrenales pueden ser vistos también en el cordón espermático, testículos, epidídimo, rete testis y la túnica albugínea en aproximadamente 10% de los infantes.

 

Los leiomiomas y los cistadenomas papilares del epidídimo, pueden ser vistos en pacientes con enfermedad de Von Hippel-Lindau en un 33% de los casos y en pacientes con Von Hippel-Lindau pueden verse los cistadenomas en un 25% de los casos. Un 40% de los cistadenomas son bilaterales lo que es patognomónico para el VHL.

Los cistadenomas papilares se manifiestan como una masa dura y palpable y en algunos casos este puede ser el único síntoma que el paciente refiera. La mayoría de estos varían de tamaño entre 1-5 cms y suelen ser sólidos aunque también pueden tener espacios quísticos.

 

Algunas neoplasias extratesticulares malignas incluyen: fibrosarcoma, liposarcoma, histiocitoma maligno y linfoma en adultos y rabdosarcoma en niños.

 

 

 

 

El linfoma es predominantemente visto en los testículos pero puede comprometer el epidídimo en un 60% de los casos y el cordón espermático en un 40%. Este compromiso puede ser microscópico y no ser detectable por US. La enfermedad macroscópica suele manifestarse por múltiples nódulos o infiltración difusa.

El linfoma debe de diferenciarse de TB y sarcoidosis a nivel testicular. En estos hay una afectación más extensa del epidídimo y menor del testículo, en el linfoma esta presentación es inversa.

 

Tumores extratesticulares
Benignos Malignos
Tumor adenomatoide

Fibroma

Lipoma

Hemangioma

Leiomiomas

Neurofibroma

Granuloma de colesterol

Restos adrenales

Cistadenoma papilar

Fibrosarcoma

Liposarcoma

Rabdosarcoma ( niños )

Histiocitoma

Linfoma ( adultos )

Metástasis.

 

Neoplasias extratesticulares / Tumor adenomatoideo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *