La neuritis óptica se define como la inflamación del nervio óptico. Es causa de pérdida aguda de la visión pero también es notable su alta asociación con la esclerosis múltiple (EM). Aproximadamente un 15-20% de los pacientes con EM se presenta inicialmente con episodio de neuritis óptica y aproximadamente un 70% de los pacientes sufre de un episodio de neuritis en algún punto de su enfermedad.

 

A pesar de que la desmielinización es la causa más frecuentemente identificada de neuritis óptica otras causas de inflamación del nervio óptico pueden ser identificadas como: enfermedad de Lyme, tuberculosis, sífilis, HIV, hepatitis y citomegalovirus.

El compromiso secundario por infección de senos paranasales y cisticercosis orbitaria han sido descritas. También puede ser una complicación de la terapia con radiación.

 

Las lesiones del nervio óptico en procesos ideopáticos y EM son similares a las placas vistas en la EM en el cerebro. En neuritis agudas las lesiones están bien definidas con pérdida de la vaina de mielina con preservación relativa de los axones.

Es estadíos tardíos de la enfermedad, el numero de linfocitos, células plasmáticas y macrófagos disminuyen y se forma una cicatriz astrocítica.

 

La pobre remielinación en lesiones crónicas a menudo se manifiestan clínicamente como potenciales evocados visuales anormales, inclusive cuando la prueba de agudeza visual ha retornado a la normalidad o cerca de esta en la mayoría de los pacientes.

Los estudios de RM funcional, han demostrado la presencia de sitios extraoccipitales de activación a la hora de producir un estímulo visual particularmente en la ínsula, el claustro, parte lateral del lóbulo temporal, tálamo y regiones parietales posteriores y orbito-frontales.

 

En EU la incidencia de neuritis óptica esta en íntima relación con la incidencia de EM. La neuritis es mayor entre la población blanca con ancestros del norte europeo, un poco menor en poblaciones con ancestros del área del mediterráneo y mucho menor en personas de raza negra o asiáticos.

 

El daño irreversible del nervio óptico ocurre en el 85% de los pacientes, sin emabargo este daño muchas veces es subclínico. Un 80% de los pacientes revierte con una visión de 20/30, un 45% en los primeros 4 meses y 35% en el primer año.

La neuritis óptica es levemente más frecuentemente en mujeres que hombres con una relación de 1.8:1. La edad promedio de aparición es de 30 años, siendo el rango más frecuente de presentación entre los 20 y 40 años.

 

Esta condición es rara en niños siendo esta relacionada con una desmielinización post-infecciosa o para-infecciosa. En niños tiene un peor pronóstico a la hora de la recuperación de la visión.

En pacientes mayores de 50 años la neuritis óptica es menos frecuente y puede ser confundida con neuropatía óptica isquémica.

Los sitios más frecuentes de afectación se han dividido en 5 segmentos, descritos como: anterior (45%), medio orbital (61%), intracanalicular (34%), intracraneal prequiasmático (5%) y en los segmentos quiasmáticos (2%).

 

Clínica:

La triada diagnóstica de la neuritis óptica incluye: pérdida de la visión y discromatopsia (inhabilidad para distinguir colores). En adultos, un 70% de los casos son unilaterales.

Pueden asociar fosfenos, la pérdida de la visión puede empeorar con la luz.

 

Diagnóstico diferencial: esclerosis múltiple, infección de la órbita, sinusitis, tuberculosis del SNC. Otros problemas que deben de considerarse son: neuropatía óptica isquémica, perdida de la visión ficticia, enfermedad de Lyme, neuropatía óptica compresiva.

 

TAC: no es el método recomendado para la evaluación de la neuritis óptica, por que las lesiones inflamatorias del nervio óptico no son visualizadas tan bien como en la RMN.

 

RMN:

La RMN es el método de evaluación de elección para la neuritis óptica. Las secuencias de supresión de grasa en T2 como STIR, pueden demostrar un foco característico de hiperintensidad en el nervio. Estas lesiones toman el contraste con la administración de gadolinio.

 

Usualmente en lesiones agudas el realce el visto en el centro del nervio pero puede verse periféricamente. El tamaño del nervio suele ser normal, aunque puede verse un aumento en su tamaño.

 

La razón más importante para realizar imágenes en neuritis óptica es para estudiar el cerebro para buscar evidencia de desmielinización.

Limitaciones que se ven con la RMN se dan cuando hay afectación del nervio óptico, cerebro y médula sin haber anormalidad en las imágenes.

 

En pacientes como una neuritis óptica y un estudio cerebral de RMN sugiere que un 0.5% de los pacientes van a desarrollar EM comparado con un 30-50% de pacientes con 3 o mas lesiones periventriculares o lesiones de la sustancia blanca ovales.

 

 

Neuritis óptica

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *