Los subependimomas son tumores clasificados como grado I según la OMS. Estas son neoplasias altamente diferenciadas peco frecuentes  y se considera una entidad distinta al ependimoma. Están formados por células astrocíticas y del epéndima.

En algunos casos pueden coexistir con ependimomas.

 

Estos tumores son masas bien definidas, lobuladas e intraventriculares originados por debajo de la cubierta ventricular. Son histológicamente no invasivas y suelen tener una evolución clínica benigna. Se encuentran como hallazgos incidentales en autopsias, sin haber producido sintomatología, esto incluso cuando son tan grandes como para llenar el cuarto ventrículo, su sitio de origen más frecuente (75%).

 

Los subependimomas se son más frecuentes en hombres, mayores de 60 años. Rara vez es vista en niños.

 

No tienen tendencia en demostrar anaplasia o diseminarse por el LCR y pueden considerarse verdaderamente benignos.

 

Los subependimomas sintomáticos suelen estar por debajo del septum pellucidum, los agujeros de Monroe o el acueducto de Silvio donde pueden causar obstrucción al paso del LCR y causar hidrocefalia.

 

Aunque suelen ser sólidos y relativamente homogéneos, ocasionalmente pueden mostrar cambios microquísticos, calcificación y hemorragia. Rara vez sufren de necrosis. Típicamente son lesiones pequeñas (1-2 cms.), aunque en algunos casos si son grandes (>5 cms.) pueden ser más sintomáticos.

 

El diagnóstico por RM del subependimoma se basa en su localización intraventricular siendo los sitios más frecuentes el Agujero de Monroe y el cuarto ventrículo, generalmente en un varón asintomático.

La localización por orden descendente es: intraventricular, inferior al cuarto ventrículo (60%), otras menos frecuentes son ventrículos laterales, tercer ventrículo y cordón medular.

 

Las lesiones en el ventrículo lateral suelen estar en contacto con el septum pellucidum y por tanto pueden ser indistinguibles en la TAC del neurocitoma central, especialmente porque ambos tumores pueden calcificar.

 

Algunos síntomas que presentan estos pacientes son: cefalea, ataxia, alteraciones visuales, neuropatía craneal, nistagmus, vértigo, nauseas o vómitos.

 

Las masas pequeñas son relativamente homogéneas e hiperintensas con respecto al cerebro en imágenes T2. Usualmente no suele realzar con el medio de contraste.

 

 

Diagnóstico Diferencial:

 

  1. Ependimoma.
  2. Neurocitoma central.
  3. Astrocitoma.
  4. Oligodendroglioma.
  5. Meningioma intraventricular.
  6. Tumor de los plexos coroideos.
  7. Astrocitoma subependimario de células gigantes.
  8. Heterotopia de sustancia gris.

 

 

Diagnóstico radiológico:

 

TAC:

En fase simple las lesiones tienden a ser masas iso a hipodensas. Pueden verse zonas quísticas o calcificación en lesiones grandes. Rara vez estas presentan hemorragia.

En fases contrastadas la lesión puede o no demostrar realce y si lo hay este suele ser heterogéneo.

 

RM:

En secuencias T1, puede verse una masa intraventricular hipo a isointensa a la sustancia blanca. Típicamente homogénea aunque cuando son heterogéneas pueden verse en lesiones grandes.

 

En T2 se ve una masa hiperintensa intraventricular. Si la lesión es heterogénea se relaciona a cambios quísticos, sangre o calcificación. No se observa edema en el parénquima circundante.

 

En FLAIR puede verse una lesión hiperintensa son edema del tejido cerebral adyacente.

 

En las secuencias con gadolinio hay un realce variable. El realce marcado puede verse en los subependimomas del cuarto ventrículo y de los ventrículos laterales.

Subependimoma

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *